jueves, 18 de marzo de 2010

Comparaciones A vs. B ¿Fuera de Lugar?

Las comparaciones entre una opción A y opción B son algo bastante tradicional no sólo en el mundo del software libre, sino en la misma naturaleza humana, donde nos es natural siempre emitir un juicio de conveniencia sobre la mejor opción para nosotros.


Sin embargo, a veces éstas discusiones pueden convertirse en un "circulo vicioso", donde las buenos aportes se hunden en un océano de ofensas y donde cada cual resume su posición bajo una argumentación subjetiva...

Por ésta razón para muchos éstas comparaciones ya no tienen sentido ni cabida en muchos foros y sencillamente se limitan a instar a los demás a probar las opciones por sí mismos con el ánimo de, uno "no revivir viejas discusiones" y dos, "dejar que el usuario se estrelle contra el mundo y escoja por sí mismo".

El debate como motor del conocimiento

No obstante, muchos igoramos que detrás del mismo software libre (y toda su ideología habida y por haber) hay algo mucho más grande y poderoso, de dominio público y de orden mundial que es el conocimiento libre.

En términos informáticos podría afirmar que el conocimiento libre es la forma no codificada (o no programada) de lo que llamamos Open Source, y que por supuesto trasciende más allá, llegando a todas las áreas del conocimiento (y desconocimiento) humano.

Y sí, el debate es uno de los principales motores del conocimiento libre, pues es la herramienta que dada una interrogante (A vs B, por ejemplo) nos permite construir concensos y por tanto perfeccionar lo conocido en cualquiera de sus sabores.

Por el debate, resulta muy bueno discutir aún hoy (después  de tantos años) temas como Gnome vs KDE, Intel vs AMD, Firefox vs. Chrome etc. etc. etc. porque a través de ellos siempre se pueden generar nuevas ideas que aporten al perfeccionamiento de uno u de otro.

Por supuesto, el debate debería ser fundamentado bajo argumentos técnicos como, por ejemplo, rendimiento o escalabilidad... y no bajo argumentos subjetivos como todo lo que empiece por "me parece que".

Finalmente también es claro que bajo cualquier circunstancia del debate, siempre va a primar el factor conveniencia personal... por lo que si bien el resultado de un benchmark, compartivo, vs, o como quieras llamarlo no se ajuste a tu convicción seguramente si puede ser un muy buen punto de partida para que quien fabrique o desarolle tu elección se ponga las pilas y en un futuro cercano aporte una nueva solución... pero mejor.

1 comentario:

  1. Interesante análisis.

    Yo siempre he juzgado mucho a las personas que se comparan con otras personas, en otras palabras; Las personas que miden sus triunfos con el fracaso de los demás.

    Un buen punto de comparación personal es uno mismo. Es cosa de darse cuenta en donde estaba uno hace un par de años y en donde se encuentra ahora.

    Saludos

    ResponderEliminar