martes, 8 de enero de 2013

¿Cómo saber el ancho de banda de mi red local e Internet?

Una de las preguntas más comunes a la hora de hablar de Internet y de nuestra red es ¿Qué tan rápido podemos ir? Pues bien, tenemos a nuestra disposición varias herramientas para ello. Echemos un vistazo a las más populares.

Comprobando nuestra velocidad de conexión a Internet.


Uno de los sitios más populares para conocer nuestra velocidad de Internet es SpeedTest.net (http://www.speedtest.net/) que ciertamente funciona bastante bien, pero requiere la instalación del Plugin de Flash para funcionar correctamente.

Una segunda opinión, podría ser Bandwidth place (http://www.bandwidthplace.com/) que no requiere Flash para su funcionamiento y que nos da una medida relativamente acertada.

Como norma general, no recomiendo usar los test de velocidad que ofrecen nuestros propios ISP. Pues "Mágicamente" tienden a dar medidas incluso superiores a las contratadas.

Comprobando nuestra velocidad de conexión al interior de nuestra LAN


Para el lector desprevenido, el solo hecho de tener un enrutador que provea conexión a Internet en casa y uno o dos o más dispositivos que se conectan a él, nos hace dueños y señores de nuestra propia red de área local (LAN por sus siglas en Internet). Lo malo, es que cuando el enrutador lo provee nuestra empresa servidora de servicio (ISP) poco o nada podemos manipular (Dejando la puerta abierta incluso con configuraciones de seguridad negligentes) pero sí podemos medir a qué velocidad podremos transferir datos entre dos equipos de nuestra red.

Para ello vamos a usar Iperf (http://sourceforge.net/projects/iperf/). En primera instancia naturalmente necesitaremos dos computadores, uno que actúe como servidor y otro como cliente.

En nuestro servidor:


Iperf funciona tanto en Windows como en Linux. Para nuestro ejemplo, vamos a instalarlo en un servidor Fedora. Basta instalarlo con la instrucción (Requiere contraseña de root):

$ su -c 'yum install iperf'
$ su -c 'iperf -s'

Una vez hecho esto, Iperf abrirá un puerto y escuchará por conexiones entrantes. Ten cuidado con el firewall, pues podría bloquear la conexión entrante.

En nuestro cliente:


Ahora en el cliente, que también podría ser un equipo Linux o Windows, instalamos Iperf y luego corremos la prueba invocando la dirección IP de nuestro servidor (Requiere contraseña de root).

$ su -c 'yum install iperf'
$ iperf -c 192.168.0.106 -f -M

Recuerda que la dirección IP es la de nuestro servidor. Verás una salida en pantalla.


He ahí la respuesta. Recomiendo ampliamente la documentación de Iperf, pues seguramente, encontrarás algunos trucos de interés.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada