martes, 3 de noviembre de 2009

¿Cómo convertirse en usuario Linux y no morir en el intento?

Antes de empezar en el mundo del pinguino hay que considerar algunos aspectos:

  1. Prepárate para el cambio: Lo primero que debes hacer es una buena preparación psicológica, de ahora en adelante seguramente tendrás que leer e investigar un poco, y modificar tus costumbres frente al computador... en otras palabras, de hoy en adelante cambiará la forma en que veías tu PC.
  2. Linux no es Windows: Por lo que más quieras, no vayas a esperar un menú inicio, y los clásicos siguiente, siguiente, aceptar.
  3. Linux no es Windows: Ten en cuenta que el software que ejecutes debe estar diseñado o mejor ser compatible con tu sistema operativo... así que verifica que el software que uses más frecuentemente tenga versión para Linux, o en su defecto, puedes buscar un programa equivalente (para casi todo lo hay).... no obstante... tampoco esperes que los equivalentes sean como sus primos de Windows, algunos pueden gustarte más como otros no.
  4. De todas formas, en un futuro siempre puedes emular o virtualizar el software que necesites sobre Linux... pero eso lo dejamos para más adelante.
Ahora sí, como dijo el dermatólogo ¡al grano!



Lo primero que debes hacer es bajar e instalar un software de virtualización... en este caso te recomiendo que instales VirtualBox (http://www.virtualbox.org/) que está disponible para Windows...

VirtualBox te permitirá crear una máquina virtual, en la que de forma segura podrás instalar y "molestar" Linux hasta que te convenzas de instalarlo en tu computador ya propiamente dicho o decidas desecharlo y quedarte con Windows...

Una vez hayas creado tu máquina virtual es hora de escoger tu distribución de Linux... siempre puedes bajar e instalar la que quieras (Fedora, OpenSuse, Linux Mint), al final tu vas a escoger la que más te guste...

Para empezar, Ubuntu es la recomendación por su simplicidad y facilidad de uso... conforme vayas aprendiendo quizás te animes a probar otras distros más complejas... pero por ahora Ubuntu está bien.

Pues imagina lo que sigue, instala tu Linux en tu máquina virtual... y pruebala y sácale el jugo todo lo que quieras... recuerda que es una máquina virtual así que no dañará tu sistema actual.

La mayoría de las distros tienen una versión llamada LiveCD que es una excelente forma de probar qué tan compatible es tu hardware con tu distribución elegida.

Por ahora ya estás en el mundo Linux, sólo falta ver si te quieres quedar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada